MariteOtero en "Un Mundo Sin Igual" Banco Exterior

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Dormir un poco más


Columna: Marité con Garras 
María Teresa Otero @MariteOtero 

Días que se nos escurren entre los dedos, noches tan cortitas que se convierten en siestas, lo cierto es que estos tiempos van a la carrera, y poquitos son los que disfrutan de un certero descanso nocturno.

No soy la apropiada para escribir de las bondades del dormir bien, mi agenda apretada y los múltiples compromisos me dejan poco tiempo para el descanso, por ello quise tocar este tema, para que tanto usted como yo, tomemos conciencia, y logremos despertar el interés por abandonarnos en los brazos de Morfeo ¿si olvidamos cuidar de nosotros mismos, quién más podrá hacerlo?   

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un adulto debe dormir entre 7 y 8 horas cada noche para obtener un descanso apropiado, tanto físico como mental, la OMS nos alerta sobre el riesgo del desvelo y es que pasar solo una noche sin dormir, puede originar pérdida del tejido cerebral, al leer esto, y escribirlo y volverlo a leer, me siento tan irresponsable. 

Cuando las horas de sueño no son suficientes, los nervios se ponen de fiesta, el que inventó la frase “Me tienes con los nervios de punta” seguro se la dedicó al trasnocho y es que diversos estudios demuestran que cuando las personas duermen poco se muestran altamente irritable o sensible frente a cualquier tipo de estímulos. 

En una investigación llevada a cabo en la Universidad de Bekeley, se pudo establecer que dormir 2 o más horas menos de las necesarias, afecta severamente el lóbulo prefrontal (la zona que regula las emociones) Por tanto la falta de sueño conduce a respuestas más irracionales y primarias y  como si fuera poco no dormir adecuadamente “rompe los mecanismos que nos protegen de las enfermedades mentales”. Entonces el sueño restaura los circuitos emocionales y nos permite afrontar mejor los desafíos de la vida moderna.

Dormir de manera deficiente afecta nuestro equilibrio emocional, así como la capacidad de reacción frente a los estímulos, imagínense que los resultados de las investigaciones arrojan que conducir sin haber dormido bien equivale a conducir en estado de embriaguez.

No solamente el cerebro resulta seriamente afectado por la falta de sueño, el sistema inmunológico también, con todos estos argumentos es hora de evaluar el compromiso con nosotros mismos y comenzar a actuar #ConGarrasyDientes para lograr cambios en nuestros hábitos de descansos, hoy me comprometo a comenzar durmiendo una hora más temprano y así poco a poco, hasta llegar a las 8 sugeridas, sin duda vale la pena el esfuerzo.  ¿Te animas a dormir un poco más?. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario