MariteOtero en "Un Mundo Sin Igual" Banco Exterior

viernes, 27 de mayo de 2016

El Altruismo, medicina para el mundo.


Columna: Marité con Garras
Por: María Teresa Otero @MariteOtero
Publicado en la Revista Fascinación
Domingo. 07 de febrero 2016

Servir, tender una mano, ser bondadoso con quien lo necesite, contribuye a que nuestro organismo libere químicos como la dopamina, serotonina y oxitocina, sustancias que nos ayudan a sentirnos dichosos, la Fundación para la Salud Mental del Reino Unido, afirma que ser voluntarioso es beneficioso para nuestra salud mental y para nuestro bienestar en general, los científicos sugieren que el altruismo incluso puede ayudarnos a vivir más, sin embargo esa solidaridad debe ser realmente genuina y desinteresada.

La bondad al servicio de quienes nos rodean, además de promover cambios fisiológicos en nuestro cerebro que nos ayudan a sentirnos más felices, mejora la confianza, la autoestima, el optimismo, al olvidarnos de nuestros problemas y asumir acciones constructivas estamos motivándonos a descubrir talentos que quizás no sabíamos que teníamos (o lo habíamos olvidado), ayudar a otros es una forma de conocernos. 

La integración social también nos ayudará a activarnos físicamente apartándonos del sedentarismo, y como si fuera poco al relacionarnos con los demás ampliaremos nuestra visión del mundo y las cuadriculadas perspectivas de las cuales solemos aferrarnos en nuestra zona de confort se flexibilizarán para convertirse en un abanico de ideas y emociones de empatía y amor fraternal. 

Como un dato interesante para compartir, un estudio en EEUU demostró que el altruismo y el sentido de la justicia aparecen antes de aprender de hablar según publican Jessicca Sommerville y sus colegas en la revista PLOS ONE, en una serie de experimentos comprobaron que los bebés perciben las diferencias entre la distribución igual y desigual de la comida. 

Por otra parte, para analizar si el sentido de justicia de los bebés está relacionado con su voluntad de compartir, los investigadores hicieron otras pruebas y observaron que los bebés que eran más sensibles a la distribución equitativa de los alimentos también fueron más dados a compartir su juguete preferido. Los científicos concluyeron que las diferencias en la tendencia al comportamiento altruista aparecen a edades muy tempranas, y que los padres y educadores deberían tenerlo en cuenta.

Si lo pensamos mejor los actos de amabilidad pueden transformarse en una cadena de acciones positivas lo que nos ayudaría a contribuir con una mejor sociedad. Finalmente ser bondadoso es maravilloso para todos, que la bondad y la justicia sea nuestro propósito diario para vivir y edificar #ConGarrasyDientes 


No hay comentarios:

Publicar un comentario