MariteOtero en "Un Mundo Sin Igual" Banco Exterior

miércoles, 1 de julio de 2015

¿Eternamente joven? Cuestión de Actitud.




“Disfruta de la sabiduría de la experiencia con el ánimo de los años mozos”

María Teresa Otero @MariteOtero
Publicado originalmente en la Revista E-Integral #35
Columna #MariteconGarras

Recuerdo cuando era niña pasar horas jugando a ser grande, me desesperaba la llegada de la edad, yo quería empujar los meses y tener licencia para maquillarme, asistir a un local nocturno, tener novio sin reproches, dejar de tener horas límites para regresar a casa aunque el cumpleaños fuera de la vecina.

Creo que la mayoría recuerda tiempos pasados con nostalgia, existe un dicho popular que reza: “Cuando éramos felices y no lo sabíamos” la pregunta es ¿por qué no lo sabíamos? Yo al igual que muchos no fui educada para la felicidad, cuando te reías mucho alguien decía (otra vez la sabiduría popular) “te estás riendo mucho seguro que vas a llorar” o “Tienes una cara de felicidad, algo malo habrás hecho” Después de un gran gozo casi se instalaba un ratón moral en mi vida.

Lo cierto es que más rápido de lo que imaginé llegó el día para maquillarme, tener edad para clubes nocturnos, ser profesional, ser esposa, ser mamá, ser ex esposa, ser supervisada y supervisora, pasaron los años y equivocándome una y otra vez aprendí a ser feliz y sin ningún ratón moral, es lo que llamo: las ventajas de las experiencias.

Diversos estudios parecen señalar que “felicidad de la juventud” puede ser sólo un mito, pues todo parece apuntar a que existe una etapa más feliz: la vejez. Según especialistas las personas mientras más edad tienen son más felices, yo creo que efectivamente es así cuando te has dedicado a cultivar la mente, el espíritu y hasta tu cuerpo.

Uno de los estudios que recuerdo fue el realizado en la University of Michigan, Ann Arbor, en Estados Unidos, con la revelación de que la vejez no sólo trae consigo los síntomas propios de la edad, también conlleva cierta felicidad intrínseca. Y es que con la edad aprendemos a manejarnos mejor con las idas y venidas de la vida, por lo que tenemos la capacidad para sentirnos más felices.

Independientemente de las velas que apagues en tu torta de cumpleaños, es importante el hábito de mantener un espíritu joven, alegre y ansioso por vivir cada día con intensidad, darte el espacio y la oportunidad para maravillarte del milagro de estar vivos en cada momento.

Particularmente la única condición con la que aceptaría regresar el tiempo y vivir mis años primaverales es retomar aquellas épocas sin olvidar lo aprendido, sabemos que es imposible, lo que si es un hecho es la oportunidad que tenemos hoy de vivir cada día como si no hubiese un mañana, disfrutar de la gente y de las cosas que nos apasionan.

Si te agrada la idea de ser eternamente joven me atrevo a compartirte algunas sugerencias para mantener el ánimo de la juventud aliado con la vibrante experiencia del pasar de los años.

Bienvenida a la aventura. El tiempo se encarga de instalar la seguridad en nuestras vidas, por ello es importante sacudirse la rutina, despedirse de la zona de confort y seguridad, intenta implementar nuevas actividades a tu vida diaria, aprende un baile o un idioma nuevo, estrénate con algún deporte, inscríbete en clases de música, lo importante es seguir descubriendo todo aquello que te haga feliz.

Desarrolla una mayor resiliencia. Se trata de la resistencia frente a la adversidad junto a la capacidad para reconstruirte, saliendo fortalecido del conflicto, es mantener una actitud vital positiva a pesar de las circunstancias difíciles, consiste en transformar la derrota en oportunidad de desarrollo personal.  Ahora estás preparado para ser resiliente.

Experiencias = Oportunidad de éxito. Orgulloso de tu experiencia, utiliza tus vivencias como un portal para la evolución, ya reíste, lloraste, te equivocaste y saliste adelante ¡eres un sobreviviente! celebra la sabiduría que obtuviste con el transcurso del tiempo tomando riesgos, el autoconocimiento es un arma muy poderosa para enfrentar las adversidades y los retos, atrévete a trazarse metas más objetivas tomando en cuenta tus necesidades, sueños y los recursos de los que dispones para conseguirlas.

Disfruta de las diferencias. La madurez te permite entender las diferencias de caracteres, así que ser tolerante te permitirá llevar una vida mucho más placentera, sin emociones que carguen tu espíritu de energía negativa. Olvida el dramatismo de la juventud sin experiencia.

Practica la conciencia plena. Ahora que ya no tenemos apuros es importante practicar el hábito de estar plenamente presentes, de vivir en el aquí y ahora y tienen una gran capacidad de aceptación, el pasado forma parte del ayer y el futuro no debe aturdirnos con la incertidumbre. Disfrutar de los pequeños detalles sin perder la capacidad de asombro ante la vida.

Cultiva tus amistades. No permitas que tus múltiples actividades te aparten de tus amistades, compartir con ellos te permitirá gozar de la eterna juventud, rodéate de personas que mantienen una actitud positiva ante la vida y evita a aquellos que se comportan como vampiros emocionales, crea una red de apoyo y diversión.

Se flexibles ante los cambios. Aunque ya tengas una autoimagen muy clara y sabes perfectamente qué quieres lograr, también tienes la suficiente flexibilidad como para adaptar tus planes y cambiar tus metas cuando es necesario.

Tenaz en los propósitos. El hecho de que seas flexible no implica que renuncies a tus metas, al contrario, si algo te debe distinguir de la juventud sin experiencia es entender que ya no luchas contra molinos de viento, sino que aprovechas el sentido de la corriente y fluyes con ella.

El humor, aliado de la eterna juventud. Ser capaz de reírte de la adversidad y sacar una broma, ser capaz de reírte de ti mismo es fundamental, la risa debe convertirse en nuestra mejor aliada para mantenernos jóvenes y optimistas.

Para mi, lo ideal es impactar positivamente nuestras vidas y la de los demás, trascender en armonía, lograr un equilibrio entre el cuerpo y el espíritu, que cada instante de tu vida sea único y significativo.

Las experiencias a lo largo de la vida conllevan la adquisición de conocimiento, y eso nos hace más felices, incluso frente a la adversidad. Y es que la eterna juventud debe sembrarse y cosecharse #congarras.



No hay comentarios:

Publicar un comentario