MariteOtero en "Un Mundo Sin Igual" Banco Exterior

martes, 16 de abril de 2013

La poesía en el aula

FAVORECE EL DESARROLLO INTELECTUAL Y EMOCIONAL DE LOS ESTUDIANTES 


La poesía en el aula permite a los niños expresar sus emociones y los acerca a la lectura. 

María Teresa Otero. 
mtotero@cadena-capriles.com


La poesía abre las puertas a los niños a un maravilloso mundo de versos y rimas, sobresale la expresión y los juegos de palabras son los principales protagonistas.

Para Vanesa Hidalgo, especialista en literatura infantil, “La poesía como el amor es indefinible, podemos aterrizarla como un género literario, como una forma de leer el mundo, para acercarnos  a otras perspectivas de vida”.

La poesía puede explorar el universo de la expresión de las ideas, sentimientos y emociones. Hablar de poesía es muy gratificante porque es un arte que se vale de diversos artificios como la profundidad, el ritmo y el sonido en el uso de la palabra.

Hidalgo asegura que “El acercamiento a la poesía puede comenzar a través del vientre de la madre, en el aula podemos incorporarla desde edades iniciales, ya que la poesía muestra el mundo interior de pequeños y grandes”.

Cómo acercar la poesía a los niños. El primer contacto de los niños con la poesía se realiza con las retahílas, rimas, las canciones de corro y juego, trabalenguas y adivinanzas, este primer acercamiento oral marca la pauta sobre cómo debemos iniciar el trabajo de la poesía en clase. 

La poesía se refleja de formas diferentes en cada niño que la lee, ya que son los pequeños lectores los que darán un sentido personalizado al texto, es vista como una gran y beneficiosa herramienta para que aprendan a jugar con las palabras, con las rimas, y a la vez entender y expresar sentimientos y emociones. 

Actividad para realizar en el aula. Vanesa Hidalgo, propone la actividad “cadáver exquisito” para emplearla con los niños. Los estudiantes apreciarán a través de la escritura, que la poesía se basa en el juego y humor para la creación de poemas  e imágenes sorprendentes. Es una divertida manera de motivarlos para que puedan crear sus propias poesías. 

El cadáver exquisito. Inicialmente se organiza a los estudiantes en grupos y se dan las instrucciones del juego, se colocan a los niños en círculo con una hoja y un lápiz cada uno. 

Lo primero que escriben todos los participantes es un artículo con un sustantivo, por ejemplo: El oso. Cada uno de los participantes dobla hacia dentro la hoja, de esa manera se tapa la palabra y se le pasa al compañero. Luego, sin ver la palabra se escribe un adjetivo calificativo, ejemplo: lindo.  Se repite el mecanismo: doblar la hoja, tapar la palabra y pasar la hoja. En la hoja que se recibe, se escribe un verbo en infinitivo, por ejemplo: acariciar. Se repite el mecanismo y se vuelve a escribir un artículo, más un sustantivo, por ejemplo: la noche. Se repite el mecanismo y por último se escribe otro adjetivo, por ejemplo: clara. Se desenrolla la hoja y se puede leer un pequeño poema de cinco versos. 

El oso
lindo 
acaricia 
la noche 
clara

Motivar la lectura en los niños es provechoso para su desarrollo intelectual y emocional. Lo será aún más si se les ofrece la posibilidad de experimentar distintos géneros literarios. Se puede tener la idea que el lenguaje de la poesía no resulta accesible a los niños, pero todo dependerá de la creatividad del maestro. La poesía puede divertir, motivar y dar placer a los niños, de una forma natural. 

Enamórese de la poesía  
Algunos de los contenidos que se imparten en el salón de clase, no son del gusto del docente, los alumnos pueden percibirlo con facilidad, por signos no verbales, o por el tono de voz, la poesía puede convertirse en uno de esos contenidos que los docentes le tienen menos apego, es necesario romper el mito de que la poesía solo se trata de medir versos o sacar métricas; estudiar poesías es hablar de las emociones, y los beneficios en los estudiantes son incalculables. “La poesía es una herramienta para sensibilizar a nuestros niños, es el encuentro con mi sensibilidad e interioridad pero también con el resto del mundo, es una manera de promover la lectura y el manejo de la palabra” afirma Hidalgo.  


Tips para docentes. 

Pierda el miedo a introducir este género literario en el aula. 
Lleve todos los días al aula un poema nuevo. 
Juegue con las palabras.
Realice actividades que puedan motivar la construcción de la poesía. 
Pregunte a los niños qué sienten cuando se lee un poema.  













No hay comentarios:

Publicar un comentario