MariteOtero en "Un Mundo Sin Igual" Banco Exterior

martes, 16 de abril de 2013

La poesía en el aula

FAVORECE EL DESARROLLO INTELECTUAL Y EMOCIONAL DE LOS ESTUDIANTES 


La poesía en el aula permite a los niños expresar sus emociones y los acerca a la lectura. 

María Teresa Otero. 
mtotero@cadena-capriles.com


La poesía abre las puertas a los niños a un maravilloso mundo de versos y rimas, sobresale la expresión y los juegos de palabras son los principales protagonistas.

Para Vanesa Hidalgo, especialista en literatura infantil, “La poesía como el amor es indefinible, podemos aterrizarla como un género literario, como una forma de leer el mundo, para acercarnos  a otras perspectivas de vida”.

La poesía puede explorar el universo de la expresión de las ideas, sentimientos y emociones. Hablar de poesía es muy gratificante porque es un arte que se vale de diversos artificios como la profundidad, el ritmo y el sonido en el uso de la palabra.

Hidalgo asegura que “El acercamiento a la poesía puede comenzar a través del vientre de la madre, en el aula podemos incorporarla desde edades iniciales, ya que la poesía muestra el mundo interior de pequeños y grandes”.

Cómo acercar la poesía a los niños. El primer contacto de los niños con la poesía se realiza con las retahílas, rimas, las canciones de corro y juego, trabalenguas y adivinanzas, este primer acercamiento oral marca la pauta sobre cómo debemos iniciar el trabajo de la poesía en clase. 

La poesía se refleja de formas diferentes en cada niño que la lee, ya que son los pequeños lectores los que darán un sentido personalizado al texto, es vista como una gran y beneficiosa herramienta para que aprendan a jugar con las palabras, con las rimas, y a la vez entender y expresar sentimientos y emociones. 

Actividad para realizar en el aula. Vanesa Hidalgo, propone la actividad “cadáver exquisito” para emplearla con los niños. Los estudiantes apreciarán a través de la escritura, que la poesía se basa en el juego y humor para la creación de poemas  e imágenes sorprendentes. Es una divertida manera de motivarlos para que puedan crear sus propias poesías. 

El cadáver exquisito. Inicialmente se organiza a los estudiantes en grupos y se dan las instrucciones del juego, se colocan a los niños en círculo con una hoja y un lápiz cada uno. 

Lo primero que escriben todos los participantes es un artículo con un sustantivo, por ejemplo: El oso. Cada uno de los participantes dobla hacia dentro la hoja, de esa manera se tapa la palabra y se le pasa al compañero. Luego, sin ver la palabra se escribe un adjetivo calificativo, ejemplo: lindo.  Se repite el mecanismo: doblar la hoja, tapar la palabra y pasar la hoja. En la hoja que se recibe, se escribe un verbo en infinitivo, por ejemplo: acariciar. Se repite el mecanismo y se vuelve a escribir un artículo, más un sustantivo, por ejemplo: la noche. Se repite el mecanismo y por último se escribe otro adjetivo, por ejemplo: clara. Se desenrolla la hoja y se puede leer un pequeño poema de cinco versos. 

El oso
lindo 
acaricia 
la noche 
clara

Motivar la lectura en los niños es provechoso para su desarrollo intelectual y emocional. Lo será aún más si se les ofrece la posibilidad de experimentar distintos géneros literarios. Se puede tener la idea que el lenguaje de la poesía no resulta accesible a los niños, pero todo dependerá de la creatividad del maestro. La poesía puede divertir, motivar y dar placer a los niños, de una forma natural. 

Enamórese de la poesía  
Algunos de los contenidos que se imparten en el salón de clase, no son del gusto del docente, los alumnos pueden percibirlo con facilidad, por signos no verbales, o por el tono de voz, la poesía puede convertirse en uno de esos contenidos que los docentes le tienen menos apego, es necesario romper el mito de que la poesía solo se trata de medir versos o sacar métricas; estudiar poesías es hablar de las emociones, y los beneficios en los estudiantes son incalculables. “La poesía es una herramienta para sensibilizar a nuestros niños, es el encuentro con mi sensibilidad e interioridad pero también con el resto del mundo, es una manera de promover la lectura y el manejo de la palabra” afirma Hidalgo.  


Tips para docentes. 

Pierda el miedo a introducir este género literario en el aula. 
Lleve todos los días al aula un poema nuevo. 
Juegue con las palabras.
Realice actividades que puedan motivar la construcción de la poesía. 
Pregunte a los niños qué sienten cuando se lee un poema.  













martes, 22 de enero de 2013

La disciplina se sienta en el aula

Acuerdos: Los maestros y los niños debén estar conformes con las pautas que se apliquen en la escuela














Las Normas deben ser sencillas pero efectivas. 

María Teresa Otero 
mtotero@cadena-capriles.com
@MariteOtero 


Establecer normas en el salón de clases, es una tarea sencilla si se logra plantear de forma apropiada. De otra manera puede convertirse en un dolor de cabeza principalmente al inicio del año escolar o cuando los niños retornan de sus vacaciones. La disciplina en el aula, hace referencia al sistema de normas que permite el funcionamiento de la dinámica educativa; En este sentido, se trata de los acuerdos que se establecen entre los protagonistas de la misma: el docente y los alumnos.

Según la profesora María Elena Lorenzo, Magister en Psicología en el Desarrollo Humano “La finalidad de la disciplina en el aula es promover experiencias de aprendizaje que logren favorecer los procesos de desarrollo de los alumnos y alumnas”. 

Estrategias en el aula 
Es muy importante comprender que la escuela es responsable de promover el desarrollo integral. Los niños y las niñas van a la escuela a aprender conocimientos pero fundamentalmente deben aprender a ser personas. En este sentido la profesora Lorenzo asegura que se debe potenciar las fortalezas de los niños como seres humanos y lograr el máximo de su potencial. Se trata de su desarrollo socio emocional, por tanto “una disciplina efectiva es aquella que es afectiva es decir, que contemple el desarrollo afectivo de los seres humanos y que se conecte con el desarrollo emocional”.

Señala la profesora que todos los acuerdos que se establezcan en el aula, deben tener un sentido, es decir un significado que justifique su importancia. Por ello se sugiere que los niños y las niñas participen activamente en el establecimientos de las normas. Se recomienda sondear a los alumnos e identificar juntos consecuencias positivas y negativas, en cuanto al cumplimiento o no de una norma. El docentes es el gerente del proceso y como tal debe llevar el control. 

Es importante que el docente reconozca las acciones y respete los acuerdos. En tal sentido la profesora Lorenzo expone “es necesario valorar y premiar los comportamientos adecuados. El docente como gerente del aula debe promover el bienestar de toda la comunidad educativa”

Consistentes y Visibles 
Las normas deben ser sencillas. 
Es necesario que abarquen a todos los alumnos y no a un grupo determinado. 
El manejo de los problemas debe ser flexible y la norma consistente. 
Las normas conviene colocarse en un lugar visible en el salón de clase. 
El programa disciplinario debe ser explicado a los padres.  
Se debe ser  consistente con el plan de disciplina. 
Resulta necesario comunicar a los padres o representantes el progreso de los niños. 

Apoyando desde casa 
Los padres son también protagonistas del sistema educativo. La familia es responsable de compartir con la escuela  la misión de favorecer el desarrollo integral de los niños. Para Lorenzo resulta imprescindible consolidar los vínculos de las familias con la escuela. Los padres o representantes deben conocer los acuerdos del aula y deben valorarlos en el hogar. “Debe existir una coherencia entre ambos, la familia y la escuela, para que los niños y las niñas sientan estabilidad emocional”.

La profesora Lorenzo ejemplifica “si un niño es felicitado en aula por un comportamiento adecuado, se espera que en su familia se conozca este reconocimiento y se valore. De igual manera, si un niño pierde un privilegio en el aula por un comportamiento inadecuado y es sancionado, su familia debe conocer y respetar esta amonestación”. 

Para la profesora María Elena Lorenzo es importante “invitar  los padres y representantes a asumir con inmensa responsabilidad su compromiso. Es necesario generar encuentros familiares, que permitan consolidar la armonía familiar, la confianza, el respeto, en fin ser parte de la vida de  nuestros niños, niñas y adolescentes. Ser madre y  ser padre es un compromiso permanente.

Tips para padres: 
Ser exigente con los niños en sus responsabilidades como estudiante, sin llegar al acorralamiento.
Contar con un espacio adecuado en casa para las actividades escolares. 
Establecer un horario para revisar los cuadernos. 
Revisar, orientar, explicar, al niño las actividades a ejecutar. 
Colocar rótulos, carteles, cuentos, números, dibujos para que el niño se sienta  bien en el momento de realizar las tareas.
Mantener todos los útiles escolares a mano para evitar distracciones. 
Tener una comunicación agradable y continua docente-representante para estar al tanto de lo que debe hacer en casa.
Reforzar en todo momento lo que el docente hace en el aula para que el niño no llegue confundido al aula. 
Estimular al niño con paseos, juegos, tv, luego de cumplir con sus actividades.
Hacer del momento de las tareas un tiempo ameno y divertido.