MariteOtero en "Un Mundo Sin Igual" Banco Exterior

jueves, 30 de agosto de 2012

Vacaciones pedagógicas sí divierten

*Valor* Padres deben fomentar en los niños actividades que favorezcan el desarrollo emocional, social y psicomotor.

| Aún se pueden aprovechar los días que quedan. 
| Se recomienda no perder hábitos ni la rutina 

“Los pequeños aprenden mucho más en ambientes relajados, sin presión”

















Últimas Noticias 30/08/2012
María Teresa Otero  @MariteOtero 
mtotero@cadena-capriles.com 

Caracas - En época de vacaciones el tiempo libre que tienen los pequeños de la casa, puede resultar exagerado, mientra que aumenta la preocupación de los padres sobre qué hacer con sus hijos durante esas semanas. 

Ante ese dilema es importante pensar en un tipo de recreación que introduzca nociones pedagógicas que además de entretener a los niños permita continuar o reforzar el aprendizaje que traen de la escuela.  Es por ello que se debe aprovechar estos días de distensión con actividades que favorezcan el desarrollo emocional, social, psicomotor e intelectual.

Las actividades recreativas son tan numerosas como los intereses de los niños y niñas, para Tibisay Blanco, directora del Centro de Apoyo y Desarrollo de Habilidades Educativas (CADHES) el significado de Recreación Pedagógica “es diversión con actividades que enseñen, entretengan y eduquen a nuestros niños, se asocia también con el factor intelectual y educativo,  los pequeños aprenden mucho más en ambientes relajados, sin presión”.

Sobre la duda de si es necesario reforzar los conocimientos adquiridos en el aula, aún en el período de vacaciones, CADHES recomienda a sus representantes, no perder la rutina en esta temporada, durante este período, sería ideal realizar dentro de la rutina diaria, por lo menos 2 actividades de refuerzo académico, para entrenar la memoria, mantener el hábito de estudio, no perder el interés y sobre todo para reforzar lo que ya se sobreentiende que aprendieron durante el año escolar, y que, por más consolidado que haya sido el aprendizaje, nunca está demás que se repase.

Es imprescindible mantener presente que la educación siempre puede ser divertida, aún más en épocas de vacaciones. También es de gratos resultados llevar a los niños a las librerías a que escojan sus propios cuentos, fabulas o leyendas, así como también  leer juntos algunos artículos de diferentes revistas.  

Por otra parte es importante reforzar la letra, ya que luego de pasar mucho tiempo sin escribir tiende a doler la mano cuando se retoma la actividad. Lo importante es que el niño lo haga sin que le genere algún conflicto, puede hacerlo de manera relajada y luego  los resultados los apreciaran mas adelante, tanto los padres como los hijos.  

Cómo ocupar el tiempo 

  • Los niños y niñas deben dormir bien.
  • Adoptar una hora fija para acostarse y levantarse, entendiendo que puede existir negociación en los horarios, pero no en la cantidad de horas de descanso.
  • Seguir siempre una misma rutina, indicarle la hora al niño con la actividad que corresponde a ese momento del día, por ejemplo,  es la hora de comer, después de comer vamos a reposar y luego a leer y jugar.
  • Adquirir y hacer uso de juegos didácticos (juegos de memoria, scrable, secuencias, selección, ajedrez, entre otros, tanto virtuales, como materiales.
  • Realizar juntos pasatiempos: crucigramas, sopas de letras, etc
  • Moldear plastilina o utilizar plastidedos.
  •  Colorear.
  • Ejercitar la lectura con un libro que sea de interés del niño o niña.
  • Incluir a el grupo familiar por lo menos unos minutos en la lectura para hacerse preguntas, comparaciones o personificar sonidos o características de los personajes.
  • Ver películas con subtítulos, entendiendo que las mismas deben ser aptas para su edad.
  • Realizar caligrafía, para no perder el hábito de la escritura, respetando en todo momento el tipo de letra que el niño y niña realiza a diario en su salón de clases.
  •  Realizar competencias en la búsqueda de palabras en el diccionario.
  •  Mantener la interrelación con otros niños y niñas, que socialicen en un entorno de sana convivencia, en donde los valores como el compartir, el respeto, tolerancia, amistad  y aceptación, sean los principales protagonistas.
Juegos
Tibisay Blanco, comparte alguno  de los juegos que aplica en sus talleres, ideales para ponerlos en práctica con un grupo de amigos o de primos de los más pequeños en esta temporada vacacional.


¿De quién hablamos?
Los objetivos de este juego son fomentar la expresión oral, aprender a describir, dar importancia a los sentimientos y ejercitar la atención. Se trata de descubrir un personaje a través de las cosas que se dicen de él. El juego se debe empezar con un niño fijándose en otro, sin decir su nombre lo va describiendo: Es rubio, tiene pecas, respeta las normas, pinta muy bien, es alegre, etc. El niño que lo adivina sigue el juego describiendo a otro compañero. Este juego puede adaptarse al centro de interés que deseamos reforzar: animales, flores, oficios, etc.
Me llamo y me gusta
Lo primero que tendrá que hacer el adulto significativo es presentarse diciendo su nombre y algo que le gusta. Por ejemplo: “Me llamo Carolina y me gustan los niños”. Después, uno a uno, irán saliendo los niños y repetirán esta misma fórmula. Por ejemplo: “Soy Eduardo y me gusta jugar al fútbol”; “Soy Martín y me gustan las galletas”… Cuando todos terminen de presentarse, el adulto preguntará si recuerdan el nombre de algún niño y lo que le gustaba. Así se refuerza la memoria y el seguir instrucciones.