MariteOtero en "Un Mundo Sin Igual" Banco Exterior

viernes, 27 de abril de 2012

Motive a su niño a hacer deporte

Hábito. Los padres pueden ayudar a sus hijos a organizar su tiempo para que practiquen alguna disciplina 




La actividad física ayuda a formar líderes 






















María Teresa Otero
mtotero@cadena.capriles.com
María Antonieta Peña
antonietapena@gmail.com


Hoy día puede ser todo un reto motivar a nuestros niños a realizar la cantidad de actividad física que necesitan cada día. Las razones son múltiples: la demanda de las tareas escolares, falta de un modelo ejemplar deportista, familias que trabajan, poco tiempo libre. Muchos niños simplemente no se sienten atraídos por ningún deporte y prefieren pasar horas frente a la televisión, la computadora o con los videojuegos.

A pesar de estos obstáculos, los padres aún pueden influir en sus hijos para que ellos disfruten la actividad física y pueden ayudar a sus hijos a que tengan tiempo para ello en su rutina diaria. Esta costumbre puede establecer patrones sanos de vida que pueden durar hasta la edad adulta.

Para Geisha Torres, licenciada en Comunicación Social, Especialista en Deportes, Mara de Oro 2002. “La propuesta debe estar  dirigida a reducir el número de horas que los niños invierten en los videojuegos con la finalidad de incentivar a los pequeños a hacer ejercicios, dado que es la mejor manera para mantenerlos sanos en cuerpo, mente y alma”

Los deportes permiten a los hijos tomar decisiones, contribuyen  al crecimiento físico y psicológico,  ayuda a formar líderes,  permite diversión y esparcimiento. Los estudiantes físicamente activos y sanos  poseen una mayor motivación académica, así mismo la competencia física impulsa la autoestima, y el aprendizaje por socialización a cualquier edad.

A la hora de motivar a los más pequeños de la casa es necesario elegir la actividad apropiada para la edad del niño. De no ser así, puede que el niño se canse o se frustre, igualmente es prioritario mantener el foco en la diversión: Los niños no formarán parte de una actividad que no les resulte agradable o divertida.

Actividades para niños preescolares. Los niños en edad preescolar  necesitan juegos y ejercicio que los ayude a impulsar y continuar el desarrollo de sus habilidades motoras, pateando o lanzando pelota, jugando a las carreras, saltando  sobre un pie, bailando. Es necesario recordar que los preescolares no endienten las reglas complejas de los juegos que se basan en equipos deportivos  y generalmente no tienen la capacidad de atención,  las habilidades o la coordinación necesaria para jugar estos deportes. El objetivo para los más pequeños de la casa debe estar enfocado en  desarrollar sus habilidades fundamentales.

Actividades para niños escolares. A medida que los niños crecen, las diferencias en habilidades e incluso en personalidades se hacen más evidentes, la misión para los padres debe estar enfocada en  ayudarles a encontrar actividades físicas que disfruten y que se sientan cómodos y felices al realizarlas. Este tipo de actividades puede ser desde deportes tradicionales como el fútbol, basket, atletismo u otras como el trekking (caminar en el campo) y demás actividades al aire libre.

“Lo importante es no obligarlos a realizar un deporte que no quieran e ir probando deporte por deporte, con certeza encontraremos una  actividad que enamore a nuestros niños” asegura Torres.

El deporte y la disciplina. La Disciplina aplicada al deporte implica una constante práctica de conductas y acciones que conduzcan al deportista al logro de mejores performances. Para los niños el deporte operará como un modificador, contenedor y canalizador del temperamento y carácter infantil, un formador de conductas positivas.

Geisha Torres opina que  “En cualquier deporte que se elija encontraremos  la disciplina presente,  si logramos ayudar a nuestros niños a adquirir la disciplina deportiva desde pequeños  se mantendrá presente de por vida para lograr los objetivos” Si la actividad deportiva favorece el desarrollo del niño por consecuencia directa favorecerá la misma estructura familiar del pequeño.

Motive a su niño
ü  La educación deportiva debe ser voluntaria, no obligada
ü  Permitir a su hijo tomar decisiones sobre qué deporte quiere practicar
ü  Incentívelo  sin chantajes ni intimidaciones
ü  No traslade frustraciones o deseos propios en  sus niños
ü  Oriéntelos en cuanto a alimentación, descanso y sueño.
ü  Sea partícipe de las prácticas deportivas, busque tiempo para acompañarlos
ü  Apóyelos en cualquier circunstancia positiva o negativa.
ü  Definan objetivos juntos, realizables, claros y concretos, controlables, delimitados en tiempo.

En cualquier caso, es importante valorar  a los hijos, saber y respetar sus gustos, debilidades y fortalezas, y orientarlos. La planificación de una disciplina deportiva incentiva a los niños y adolescentes a ser autónomos e independientes, y a la vez ayuda a estrechar los lazos entre padre hijo, contribuye a conocerse entre sí y a desarrollar disciplinas que serán de gran ayuda en el crecimiento personal tanto de los padres como de los hijos.


1 comentario: