MariteOtero en "Un Mundo Sin Igual" Banco Exterior

viernes, 2 de marzo de 2012

Descubre el mundo a través de la ciencia



Es necesario acercar a nuestros niños al conocimiento verdaderos de la cosas, 
a través de la ciencia podemos lograrlo. 


María Teresa Otero
mtotero@cadena-capriles.com

La ciencia para los más pequeños es una manera de organizar los pensamientos de nuestros niños, de entender la realidad de los hechos de una manera atractiva y divertida. Se trata de la forma que encontremos los adultos para acompañarles en el proceso de comprobar, demostrar  e investigar lo que sucede en nuestro entorno. 

Los niños no se dan cuenta, pero ellos usan la ciencia en todo lo que hacen, sienten una pasión natural por descubrir cosas, adoran explorar todo y se sienten atraídos por los fenómenos físicos y atmosféricos que despiertan su curiosidad en la vida cotidiana: ¿se apaga el sol cuando llueve? ¿cambia la luna de tamaño? ¿por qué ciertos objetos flotan? ¿qué es el aire? ¿cómo se forman las nubes? ante estas inevitables interrogantes los adultos bien sean educadores o padres podrán impartir conocimiento por medio de una observación dirigida, realizando  experimentos, o ayudando a los niños a obtener conclusiones científicas a través de las cuales descubrirán que la ciencia no tiene nada de enredada, sino que es interesante y sorprendente

Gabriela Moros, licenciada en educación preescolar y facilitadora del taller “Experimentar y Descubrir con los más Pequeños” comenta  que “la ciencia pretende acercar a los niños  al conocimiento verdadero de las cosas, es necesario sacarlos de los mitos, por ejemplo  hacerles saber que las nubes no son de algodón, entonces somos nosotros quienes tenemos la responsabilidad  de  guiarlos al descubrimiento de la realidad mediante una forma divertida, sin pretender formar científicos, pero si niños que se sientan atraídos por el hecho de investigar y descubrir”

Algunos adultos pueden sentirse intimidados por la ciencia debido a experiencias personales o a la falta de experiencia, “es necesario romper el celofán y el miedo de los docentes  o familiares a enseñar a través de la ciencia, dado que la ciencia es algo complejo y profundo pero muy sencillo y divertido para los niños si se transmite con la didáctica apropiada” asegura Moros. 

Necesitamos darles a los chicos herramientas que los ayudarán a resolver problemas y pensar en forma crítica, mediante oportunidades para experimentar, investigar y observar diferentes actividades. Es necesario hacerles saber que llegar a los resultados o a las respuestas no es la parte más importante, sino el camino que tomemos para conseguirlo. 

Acercando a los pequeños a la ciencia. 

Existen cuatro  reglas de oro que nos ayudarán a acercar a los niños a la ciencia en educación inicial  o en cualquier nivel del sistema educativo.

1.- Conocer las ideas previas. Lo primero que debemos hacer es  investigar los conocimiento  que ellos  tienen  sobre algunos hechos,  la profesora Gabriela Moros  explica “debemos indagar en  la información que manejan nuestros chicos, cuando sabemos los conocimientos previos podemos hacernos  idea de la información que a ellos seguramente le interesará. Como lo planteaba Vigotsky debemos partir de la  zona de desarrollo real  para llegar a la zona de desarrollo próximo”

2.- Buscar información. Posteriormente debemos investigar sobre el tema, nos documentamos, incluso junto a los niños,  Aprendemos  con ellos mediante enciclopedias, internet, revistas o cualquier material educativo que nos permita dar respuesta a las hipótesis planteadas.

3.- Experimento y práctica social.  Encontramos un experimento que nos permita comprobar nuestra hipótesis, realizamos diversas prácticas junto a los chicos hasta que el experimento funcione, luego se recomienda invitar a quienes nos rodean, familiares, vecinos, amigos para exponer y compartir el experimento.    

4.- Registrar la situación observada. Debemos llevar un registro desde el principio durante y al final del proceso, lo cual nos va a permitir realizar un recorrido sobre la experiencia vivida y el niño lo podrá apreciar de primera mano, dicho registro puede ser con evidencias fotográficas, dibujos o videos, dependiendo de la  edad del aprendiz.

Las experiencias diarias son oportunidades de ciencia, enséñeles a sus niños que la ciencia nos rodea siempre. Nuestro trabajo como  adultos significativos es facilitar y guiar su curiosidad natural. 

Actividades en familia
.
Nuestros hogares están llenos de oportunidades para actividades científicas, no es necesario equipos sofisticados, ni materiales caros, se pueden utilizar artículos del hogar comunes para estimular las maneras científicas del pensamiento. 

Objetos como contenedores con tapas son excelentes para ellos, porque los chicos pueden recolectar artículos y hablar sobre lo que encontraron.  Los insectos son otra excelente manera de ayudar a los niños con la ciencia. Además de explorar conceptos científicos, los niños están desarrollando el lenguaje a medida que van describiendo lo que están viendo.

Otra sugerencia para motivar la ciencia en el hogar es cuando los padres o familiares están cocinando, ya que se puede hablar con el niño sobre la receta, medir ingredientes, predecir el resultado y sacar conclusiones, con creatividad podemos lograr diferentes conceptos  incorporados en la  simple elaboración de un delicioso platillo.

Los padres pueden ayudar fácilmente a los niños a recolectar una variedad de materiales expuestos en el ambiente natural para que ellos exploren. Exponer  a los niños a la naturaleza  es una buena manera de hacerlos pensar de manera científica ¿Cómo construyen sus hogares los animales en la naturaleza? ¿Por qué de pronto hace tanto calor? 

Es necesario proporcionar materiales apropiados para la edad y que al mismo tiempo los motiven a pensar. Cosas que ofrezcan oportunidades de investigación y exploración como herramientas de medición, herramientas de recolección o de observación como una simple lupa.

Ideas para experimentar en el hogar 
A los niños les encantan las burbujas y los Arco Iris, preparamos un poco de agua enjabonada  y usemos desde un colador hasta un pitillo para soplar burbujas de diferentes tamaños. En las más grandes se podrán ver los colores como en el arco iris.

Llene una batea con agua, lo cual es ideal para las vacaciones, entrégueles objetos  a los chicos para que puedan apreciar  los que flotan y los que se hunden. Converse sobre ello.

Utilice imanes de tamaños  variados, los niños disfrutan mucho encontrando los diferentes objetos que se pegan a ellos, les gusta sentir la fuerza de atracción entre un imán y el objeto.


¿Te interesa saber más sobre este tema?
Escucha la entrevista a Gabriela Moros en Diálogos Educativos Radio - Tema: Ciencia para niños
Entrevista 1era Parte
Entrevista 2da Parte
Entrevista 3era Parte


No hay comentarios:

Publicar un comentario